Una tarde como cualquier otra, estaba recorriendo kilómetros en mi news feed de instagram usando mi pulgar. Observando e indagando en las profundidades, me encontré con @vvasting_time. Me llamo la atención no solo sus fotos sino que su persona y contexto.Viviendo en lo que hoy día es Rusia, la ex Unión Soviética,  Serge indaga en la escena rusa más cruda y sin filtro, con un espíritu libre y caótico detrás de su lente de cámara análoga. Me impresionó cuán lejos estamos en km y cuán cerca en gusto.

Serge intenta retratar la realidad en forma descarnada, violenta y sin cánones. Para ello, se vale de técnica propias, evitando ser envuelto en una determinada corriente de pensamiento y visualización estética que entregan las escuelas o los maestros. Pendiente de la cruda realidad que acaece frente a sus ojos, el fotógrafo parece estar adelantado a su época. Lo llamarán vanguardista, sin embargo él dice pertenecer a ninguna corriente ni tener objetivos personales ni fines comerciales o económicos, sino estéticos- paseando con su cámara por el mundo para capturar lo que él considera estéticamente bello.

Tuve la oportunidad de entrevistar al ruso detrás de aquella cuenta de instagram que me hipnotizó. Las capturas de Serge se centran en la vida cotidiana de la juventud rusa, destacando sus cosas favoritas: mujeres y fiestas.

¿Cómo fue tu temprana vida, cuando eras apenas un niño? ¿Que se destaca en tu memoria dentro de tu niñez?

Cuando era un niño, mi mamá me presentó una cámara filmográfica, una canon prima junior. Fotografiaba a mis amigos a mi familia y tenía ganas de sacarles fotos a las niñas mas hermosas. Más tarde, cuando cumplí los 14 años, mis compañeros eran estudiosos, buenos estudiantes, y yo buscaba otro camino. Así llegué al skateboard, patinando conocí a gente distinta, empecé a ir a conciertos de rock y fiestas de mis amigos nuevos. Una vez, antes de un concierto punk, me acuerdo que un amigo agarró a una niña y la dejo en un basurero solo porque a ella no le gustaba él.

Háblanos de tus trabajos lucrativos, no como artista sino como simple mortal

Mi último trabajo fue en una tienda Vans. Fue un trabajo entretenido: colegas chistosos, siempre tenía compañeros para tomarme unas cervezas, alguna gente hasta se embriaga y fumaba hierba durante nuestras horas de trabajo. Además los clientes eran simpáticos les podía hablar como yo quería.

¿Si te vieras obligado a dejar la fotografía, cuál sería tu “plan B”?

Viajar. El mundo es tan grande, con tanta gente y lugares distintos. Distintos estilos de vida, me interesa mucho.

Tus fotos tienden a incluir a la juventud rusa de manera descarnada, ¿al capturar una foto, lo haces mientras ocurren realmente acontecimientos o fórmulas un set?

 Normalmente, me gusta e intento fotografiar momentos reales, esto los hace más crudos y bellos. Creo que solo tengo que estar en el lugar y tiempo indicado para sacar una buena análoga.

Tu trabajo tiene una actitud de libertad, rebeldía y frescura, ¿Que quieres transmitirle a tu público con estas fotografías?

La verdad es una manera muy cruda en la que yo capturo como vivo mi vida, mi perspectiva, mi propia luz hacia el mundo.

Las mujeres parecen ser un tema importante a lo largo de tu trabajo, ¿Porque?

Creo que comencé fotografiando a la figura femenina cuando fotografié a mi novia desnuda, para congelar ese momento en mi memoria, antes de que ella me dejara por un largo tiempo. Me inspiró y decidí mantenerlo constante en mi trabajo.

Algunos podrían señalar que este fotógrafo como a un individuo todavía no podemos llamar artista porque no ha sido señalado como artista según las convenciones de la fotografía. Sin embargo, ahí es el momento de preguntarse, ¿qué es ser artista? Y ¿acaso somos todos artistas?, como dijo muy asertivamente Joseph Beuys, “Todo ser humano es un artista, un ser libre, llamado a participar en la transformación y la reorganización de las condiciones, el pensamiento y las estructuras que dan forma e informan nuestras vidas”

Disclaimer: La entrevista realizada al artista está escrita en ruso, traducida primero al inglés y luego al castellano.